20 de Abril, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























La grapadora, un invento en constante desarrollo



Hoy en día, unir hojas de papel y hacer que se mantengan juntas con la ayuda de una pequeña pieza metálica nos parece algo simple. Pero seguramente no nos hemos planteado nunca cómo se ha llegado a fabricar una herramienta pequeña, ligera y eficaz, que grapa folios (e incluso superficies con mayor gramaje) y agrupa documentos para mantenerlos unidos indefinidamente.


La grapadora es un invento que se patentó por primera vez en el año 1866. Era una pequeña grapadora de latón en la que se introducía la grapa, y ésta atravesaba las hojas de papel, pero no se doblaba, así que esta tarea tenía que hacerse a mano. Esta primera grapadora fue creada por Joan Barbour, y otra de las diferencias con las grapadoras modernas es que este prototipo sólo era capaz de almacenar una grapa, es decir, que había que introducir una grapa cada vez que se quería utilizar la grapadora.



Estos inconvenientes fueron mejorándose a lo largo de los años hasta que en 1879 la empresa McGill creó una grapadora capaz de doblar los extremos de la grapa, cerrándolos automáticamente para mantener unidas las hojas, sin necesidad de que una persona lo hiciera manualmente.


Para encontrar una grapadora que fuera capaz de almacenar más de una grapa tuvimos que esperar unos cuantos años más. No fue hasta 1895 cuando la empresa Hotchkiss introdujo la gran mejora y diseñó una grapadora, muy semejante a las que utilizamos hoy en día, con un espacio para almacenar una tira de grapas. Aún así, a pesar de este gran avance, todavía quedaban detalles por pulir, como el tiempo de recarga de grapas, que aún era demasiado largo, y la fuerza necesaria para grapar, pues se requería un golpe fuerte y seco, que no todo el mundo conseguía hacer fácilmente.


Estos pequeños defectos fueron puliéndose con los años y se fueron también añadiendo mejoras como la reducción del peso de las grapadoras (cada vez son más ligeras y manejables) y se fueron ofertando diversos tipos de grapas y grapadoras (de diferentes formatos y tamaños), para distintas cantidades y tipos de gramajes de los documentos, entre otras cosas.


Podemos establecer 1937 como el año en el que se inventó la grapadora moderna, con un mecanismo de carga idéntico al actual, y con un proceso de engrapado sencillo. Esta grapadora fue la Swingline Speed Stapler No. 3, creada por la compañía Swingline.



En los últimos años, los avances que se han producido en el sector de las grapadoras han ido más bien enfocados a la estética de esta herramienta, más que a su mecanismo, puesto que en la década de los 30 aproximadamente, la grapadora ya cumplía las funciones que cumple en la actualidad.



Publicado en Otros por Javier Colomina

Tags:  grapadoras
25 de Agosto, 2014 (12:00H)


Enviar a: Un amigo

Artículos relacionados:








  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
Tu blog de Tecnología